¿Qué es el apagón RDSI?

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Como cantaban Los Módulos, Todo tiene su fin. Y la RDSI no iba a ser la excepción, claro está. Lo cierto es que la caducidad de las tecnologías trae consigo la necesidad de ciertas adaptaciones, pero el cambio viene impuesto por las indiscutibles ventajas comparativas de su sucesora. La ley de la vida en estado puro…

¿Qué es la RDSI? ¿Qué es eso de que se acaba la red telefónica analógica? ¿Y qué pasa con el ADSL? ¿Cómo me va a afectar a mí y a las telecomunicaciones de mi empresa? La verdad es que el cambio es importante; en este texto tratamos de explicarte de qué se trata todo esto y cómo puede afectarte.

Empezando por el principio: RDSI, ADSL y FTTx

Lo primero que necesitamos par entender todo esto es saber qué es la RDSI, el ADSL y el FTTx.

  • RDSI: Estas iniciales corresponden al término “red digital de servicios integrados” (en inglés ISDN, tal vez lo hayas visto así). Se trata de una red conmutada, que aprovecha la red telefónica tradicional pero cuya señal es digital. El protocolo data de 1988, y era un servicio de voz que habilitaba algunos servicios de datos.
  • ADSL: El famoso ADSL (Asymmetric Digital Subscriber Line) es un sistema de transmisión de datos digitales a través de la línea analógica de cobre convencional (la RTC de toda la vida). Es la conocida como banda ancha; en realidad, una modulación de las señales en frecuencias altas, la tarea del router.
  • FTTx: Hablamos ahora de la tecnología que designa el acceso a la transmisión de datos (tanto voz como televisión e internet) en banda ancha a través de una infraestructura diferente: el cableado de fibra óptica. Su denominación procede de Fiber to the… (“Fibra hasta…”) donde sea: cada, oficina, nodo, antena, etc.

La diferencia esencial entre las dos primeras tecnologías y la última es que tanto RDSI como ADSL utilizan la red tradicional de líneas de cobre. Y lo que realmente marca la diferencia es que la red de cobre está en proceso de desmantelamiento.

El fin de la era del cobre (2013-2025)

La irrupción de la fibra óptica marcó un antes y un después en la historia de las telecomunicaciones. Resulta que un mazo de cableado tradicional, con 2400 pares de cable de cobre, da servicio a 2400 clientes, mientras que un cable de fibra óptica de 256 cables da servicio a 16368 clientes. No hay color. Así que en 2013 telefónica advirtió del cierre progresivo de centrales.

Lo que en su momento sonaba lejano, el horizonte de 2020 marcado en un principio como fecha de cierre definitivo, ya ha sido superado, y en realidad muchas centrales siguen en funcionamiento; se debe a necesidades de servicio, principalmente en zonas rurales. Se estima que las últimas se desmantelarán en 2025.

Sea como sea, el procedimiento está en marcha y es imparable. Forma parte del compromiso de economía circular de Telefónica (que, por cierto, ganó 40 millones de euros con la venta del cobre en el primer semestre de 2020) y tiene todo el sentido, ya que el servicio de telefonía por internet o VoIP es mucho más funcional que el antiguo.

¿Funcionará mi teléfono sin RDSI o ADSL?

La respuesta clara y meridiana es que no. Simplemente, no habrá servicio. El propietario de la infraestructura, Telefónica, informa a sus clientes progresivamente cuando se va a desmantelar la central de la que depende su línea, tanto si se trata de una línea doméstica articular o de una centralita de empresa.

Este proveedor, tan simpático como siempre, ofrece a los usuarios la posibilidad de contratar sus servicios de fibra óptica sin costes de instalación; lógico, teniendo en cuenta el enorme volumen de negocio que le generará esta transición tecnológica. Algunos elementos de la instalación, como los terminales más avanzados, podrían seguir siendo utilizadas.

Por supuesto, los costes de las instalaciones de una compañía (la sustitución de la centralita tradicional por una basada en tecnología VoIP, por ejemplo) corren por cuenta del usuario. El empresario se ve así en la diatriba de tener que optar por una tecnología novedosa que le será mucho más ventajosa a nivel técnico que la anterior de manera forzosa. No queda otra.

El momento de pasar a la centralita virtual

Ya hablamos en su momento de la cara más amarga de los servicios de los proveedores mayoritarios de servicios de telefonía de empresa: el contrato de permanencia. Lo recordamos porque este es el momento perfecto para abrir horizontes y buscar nuevas opciones para contratar un servicio de telecomunicaciones IP que se adapte a tus necesidades y a tu presupuesto con la flexibilidad adecuada.

Dado que las tecnologías analógicas están obsoletas, es imperativo acudir a la telefonía por internet. La parte positiva de todo esto es que las funcionalidades que ofrece son incomparablemente mejores, desde la centralita en la nube a los sistemas todo en uno que integran las comunicaciones con el resto del software de la empresa. Aquí puedes encontrar e informarte acerca de todas esas prestaciones.

Para algunas empresas la inversión que está requiriendo la transición hacia la tecnología telefónica plenamente digital de la fibra óptica puede suponer una carga verdaderamente insuperable si no saben elegir adecuadamente a su nuevo proveedor de telefonía IP. Es una de las decisiones estratégicas imprescindibles que, si no se ha tomado ya, tendrá que tomarse en los próximos tiempos.

La solución de la telefonía de empresa está en la VoIP

Nos toca, como emprendedores, mostrar nuestra capacidad de adaptación haciendo de la necesidad virtud. Saber reconocer y aprovechar las oportunidades cuando se presentan es el signo que nos identifica: ¡que el apagón RDSI no te pare!